Entradas populares

jueves, 20 de septiembre de 2018

FILOSOFANDO- CON LO PERMANENTE





Publicado por Morales Estrada Beatriz Elena · ·
DIA- LOGOS CON LO PERMANENTE
(PRIMERA PARTE)
Y la mansa paloma se recrea en el más dulce jardín de los deleites y afuera el gavilán espera para devorar los frutos; mas el espíritu os da solo una pequeña prueba de su manjar, porque como ya se dijo; el espíritu va y viene y sopla a donde él quiere; más el otro; dijo también, que para comer el pan más delicado y fresco; hay que trabajar. En el mundo del espíritu hay que trabajar; de manera tal, que quien no trabaja no come…
Y supongo que así debería ser en el mundo de lo cotidiano.
EL ROSTRO Y EL RASTRO DE LO QUE  SUPUESTAMENTE NO SE NO SE HALLA
Bajo el influjo de la tarde que se desplaza ante nuestros ojos, que no dieron cuenta de ella y desamparados en nuestra errónea concepción, frustrados casi; porque ellos buscaron y por más que buscaron; no entraron, no encontraron, y no pudieron develar el misterio y así murieron quizá, despedazados en su interior; no se preguntaron talvez; ¿Pero de dónde venía o viene la penumbra? ¿Qué es lo que nos alumbra? Como ya lo habían hecho muchos. Pero claro, eso no necesariamente tiene que ver con el sol que nos calienta y calienta, recalcitrante en su condición de ser sol y solo sol, un fuego candente, condenado a dar vida y destruirla al mismo tiempo…
Y si, ante nuestra impávida mirada, esta implosión y explosión, va rompiéndose, hasta convertirse en aurora, rocío de la mañana, decantándose furtiva, bajo la sombra y contenida en el tiempo eterno, que no se detiene, su rostro se camufla, hasta hacerse invisible y casi invivible y es ahí, cuando el discípulo grita: Maestro, Maestro, Maestro ¿Cómo has hecho tú para caminar sobres las aguas? Y ese rostro, no ese, que se nos pierde en el transcurrir de nuestras vidas, mientras algo adentro se despeña y empeña y vuestra existencia, existe y se hace en su haber existencial;  eso es bonito, ya que el poeta, le canta en su agonía a ese sentimiento que grita o calla, mientras el solemne se pone y la luna se despeina; es ahí, precisamente ahí; cuando el discípulo, con los ojos semi-cerrados comienza poco a poco a entrever de dónde proviene la penumbra que se le escapa a la mortecina y opaca, que encerrada en su cuarto , casi encorvada no dejaba o deja salir y esto nos lleva quizá a tratar de entender, de comprender , lo que el sentido común nos debería dejar ver…
Por ejemplo en estos días, conversando con una señora, le decía; en términos generales; que vaya, que hay personas por ahí, que son inoficiosas y buscan dañar por cualquier tontería, por ejemplo, dado el caso; no; de que usted tenga un cabello bonito y la señora respondió y una que se acompleja tanto, yo no me lo veo bonito, pero gracias por el cumplido ; no obstante por la conversación, basada en lo cotidiano, y no entraré en detalles acerca de esta; ya que este no es el caso ; se hubiera podido entender perfectamente que no era un cumplido; no era algo particular…
Bueno esto da material para otras cosas; quizá algún lector podría pensar que no me supe explicar; pero no existen personas tontas, solo hay un grado de evolución en transición  en cada ser humano,  que viene y va en  encaminado a llevarnos a lo que es… 😮😌
Aquí podríamos gritar ábrete sésamo, ábrete…
No obstante, la entrada de la cueva no se abrirá, si no conocemos el contexto interno en que está sobrevivió al sortilegio de los sentidos a los devenires del destino; algunas personas no verán las uvas sobre la mesa y no querrán comprender aún, que los manjares exquisitos,   son invisibles y aunque veas,  solo lo aparente; allí de seguro, hay algo más que hilachas…
Y como digo, queridísimo lector; esto no es personal, es general y de lo general, podemos avalar la flor que se halla en el azul; entonces entenderemos tal vez, el sentido de la mujer madre privilegiada, en su más honda entraña y bajo el contorno de sus lágrimas tan hondas, de su sufrimiento casi fatal, hasta hacerse demasiado afortunado, en el solo hecho de señalar con sus manos, con su dedo al cielo…
¿Por qué para qué?
Entonces el maestro responde; no puedo hacer nada por ti ahora, ya que mis bienes están encarcelados, han sido confiscados junto con todos mis discípulos…
Entonces uno que es mayor, grita tengo hambre y tengo sed y dice de sí; aún no he comido lo suficiente…
Y se hace necesario que en la selva, la maleza, la hierba mala sea quitada, para que la herrumbre de viejos castillos, no sea prosperada y el palacio cuál brillante armadura y que se haya oculto; aparezca en todo su esplendor, alumbrando al caminante y entonces, otro grita; es otro grito y es alguien que ha dicho; que en el mundo del espíritu, es necesario trabajar para comer pan.
sí; dice el espíritu, aún hay demasiado yerbajo, alrededor, intentado derruir la casa, cuyo principado baja del cielo y está formando, un ejército de estrellas con armaduras de oro; no caerá la casa , no será una torre derrumbada; antes bien las torres y las cabezas que se alzaron, caerán debajo de sus pies.
Y afuera en el atrio y detrás de la puerta, se deshacen en meloseria los malhechores queriendo entrar; ora aquí, ora allá, pero este es el palacio del rey y él no los dejara entrar; antes bien enviará a sus principales a las siete puertas, que están repartidas y hará que salgan de allí, los malhechores, los que se lograron colar y se ocultaron hasta hacerse invisibles; pero el rey siempre supo de ellos y los hará caer y si no limpian su casa; Él enviará, mandara soldados para que la tumben…
Sin embargo entre los malhechores hay uno, al que le son abiertos los ojos y se da cuenta, que hay esclavos y están junto a los que se dicen, se hacen como dueños y señores y llevan puestas coronas y joyas que no les pertenecen.
Y bajo la cueva, la que está debajo de la entrada a donde no entra en forma el sol; algunos discípulos gritan, suplicando que los bienes del maestro sean liberados y que los ayuden, ya que algunos quieren robarles su tesoro; es decir, lo que le pertenece al maestro; entonces es necesario ahondar más en el asunto y allá en el cielo; una flor se perfila como a punto de morir; pero la flor no puede morir, no muere y entonces la madre con sus ojos en llanto, como agua que discurre, corre y a su vez permanece, con sus ojos profundos de amor llenos y anegados de mar, levanta una de sus manos y señala con sus dedos, muestra está mostrando, abriendo un camino; allá, allá en el infinito, cercano y posible y el nombre del maestro aparece palpable ; Cristo Jesús; Jesús de nazareno, Jesús el cristo y los discípulos siguen gritando y gritando penurias, como almas en pena; es necesario abrir la puerta, para que los discípulos sean liberados y sus lamentaciones se escuchan por doquier ¿Ay! ¡Ay! ¡Ay! ¿Cuándo podremos salir y el maestro? Dice; yo no puedo hacer nada por ustedes en este momento…
Y las multitudes acuden presurosas, al atrio de una de las siete entradas, porque quieren tomar el tesoro, creen que se encuentra allí, acuden por montones a la fuerza lo tomaremos, se dicen y arriba en el azul, una flor se sigue mostrando; pero no es una flor, es más mucho más ¿Pero y a dónde está  tú tesoro pregunta alguien a las multitudes? ¿Qué han hecho con vuestra gema? Y ellas dicen ¿Tenemos nosotros acaso algún tesoro? Los discípulos susurran; no somos capaces maestro y él les dice; si tuvieran fe como un granito de mostaza…
Él se haya sobre las aguas.
Más acá o más allá del asunto; la casa es tu templo
Hay una iglesia que es universal; es una entrada al reino de los cielos el fruto de esta conocerás…
La flor muere ¿Cómo? La flor no puede morir
Y los discípulos lo inquieren
¿Maestro tú como hiciste para caminar sobre las aguas?
Y entonces uno de ellos dice; dame tú mano, me hundo, tengo miedo, sálvame y él le dice; mira, ese mar que tú ves, solo es una ilusión, un espejismo; tú solo ves es el mundo de la forma; no su esencia, no su sustancia; miedo no tengas, miedo no, ya te lo dije;
que si tuvieras fe…
Entonces alarga su mano y lo toma y alegre este hombre, camina sobre las aguas. Y había una tempestad y las aguas estaban turbulentas. Mucho, demasiado.
Más es incierto el camino de los esclavos; pero aun así; siguen a los malhechores, que se han tomado la casa y caminan por ella,
de un lado a otro y gritan como muchedumbre, de viejas herrumbres. Solo gritan.
¿Pero qué piensas tú qué lees? ¿Qué quién es el discípulo? ¿La mano que escribe y que es usada? Pero qué atrevida ¿Quién te crees que eres? Yo nada. No entiendo; ¡Hum! solo eso; cuando eres nada, quizá veas, la sustancia y la esencia de la cual está hecho el maestro. No huyas, deja de resistir, aplaca tu espíritu, se paciente, espera; pero mientras esperas; mira como El a pintado el sol y la luna, ha construido un arca, y a amontonando la leña, para encender la hoguera… Mientras esperas ¿Qué harás tú? Mira, por favor no te comas las uñas…
Por favor, no te sientas solo; recuerda ser valiente, solo no estás, aunque lo parezca.
¿Y tú, quién te crees que eres? Espera, espera; que aunque te tengan sin cuidado estas cosas ¿No será más bien, qué el llamado es un llamado en general? Recuerda que lo anterior se particulariza, se individualiza es en ti…
Bueno en todos.
Y si un hombre o una mujer, descubre que su casa se está cayendo, se está hundiendo ¿No hará nada para impedirlo? Lo más seguro es que contratará trabajadores para arreglarla; incluso para limpiarla o posiblemente, lo hará el mismo; el mismo se hará cargo; no…
De igual modo, lo harán las mujeres; estas y ellos, se juntaran y harán lo mismo y entonces uno de ellos, querrá ir al desierto, y solo hay un desierto de desiertos, así como solo hay un padre de los padres, y una madre de las madres, solo hay uno, que está por encima de muchos y que volvió del desierto, que pudo trascender las arenas, que regreso, aunque, con la piel tostada por el sol, arañada por las estrellas su espalda, quemado por el fuego; carbonizado el rostro, casi agonizante, quebrado en su fragilidad más honda, aún así, anhelando el agua.
Volvió…
Anhelando el agua, y el agua se convierte en vino y luego se convirtió en sangre; si volvió del desierto, volvió y se sentó, se sentó en la cabeza del universo; se sentó al lado de sus padre, se ciñó el cinturón de la vida ¿No te parece maravilloso? si, pero no lo hizo de cabeza; no, de ninguna manera, no...
Lo hizo sobre sus pies y entonces todo en él; todo lo que había dentro de él, se cristalizó y luego se deshizo, se volvió ceniza y humo,
para sí y sobre si y se convirtió entonces, en la forma suprema; magistral y absoluto permaneció. Y sus ojos absorbieron todo el infinito, todo el verde del mar, y lo que este contenía en su interior.
Sólo él conoció el rostro, el verdadero; la dimensión de este, el claro oscuro permanente y sostuvo entre sus manos el universo, con el cayado del rey.
Y amó y ama la esencia, la sustancia de la forma de las formas, es decir, la que no es, una bagatela de los sentidos; la única que es real, que está más allá del sueño y una vez más, sucumbió al amor de esta, que esta le proporcionaba, bajo las manos particulares y personales del amado, ese, que aunque se halla por doquier; solo de lejos se oye, solo de lejos se ve, se conoce, se siente, se lo siente, como si estuviera entonando una canción, tocando su melodía en su tono más alto, descubriendo los elementales más finos…
Se hace entonces gestor, se hace lo uno y lo permanente y amó, amó, hasta desgarrar sus entrañas, hasta desangrar el abismo de la vida y amo lo universal,  pero se  particulariza  en cada uno de ellos; por lo tanto amó sus individualidades y se hizo asequible, concreto, real; se dejó tocar y multiplicó los panes y los peces y ellos comieron y bebieron; lo oyeron y supieron de él , aunque entre más cerca estaba, entre más entregaba, entre más y más se daba, menos lo conocían y aún sabedores lo negaban…
Pero más y más amaba, amando su finitud, la de ellos; Él se hacía, cada vez más infinito…
¿Y tú? ¿Tú conoces su verdadero rostro?
Entonces bajo las estrellas, lloran lágrimas los discípulos y susurran y lloran, lloran y lloran y entonces en la entrada del huerto de Getsemaní, él les dice, velad, mientras regreso, es que tengo un encuentro con el padre, con el Padre; velad , velad; pero entonces, cansados, exhaustos y negativos, ellos se duermen y regresa, los despierta una vez más y les dice ¿ Acaso han velado mientras ya no estaba? ¿Han cuidado mis espaldas tal y como se los he pedido?
¿Acaso han velado, acaso han visto cómo yo hablaba con el padre? Y los exhortaba y les decía; ¡Despierten¡ ¡Despierten¡ ¡Despierten¡
Es la hora de despertar; ya viene la estrella matutina… Ya pronto el cordero será inmolado; ese es tu trofeo.
Recuerda te dará la llave de la vida y esta será tuya; claro, si eres valiente y no vendes tu alma, por un plato de lentejas, el plato de lentejas, solo dura un segundo, un segundo los aplausos y la gala y la eternidad dura para siempre, para siempre, entonces siempre tendrás hambre, ya nada la saciará. No te duermes, vence todos los desiertos, la tierra y sus honduras, el mundo y su ilusión, el mundo de las formas, su espejismo, el de su mundo.
Sabrás que lo eterno va más allá, de un simple plato de lentejas; de falsos , de vanos halagos y mundanos aplausos, de eso, ya no querrás saber… Yerras al vender tu alma, el verdadero poder, no está en este mundo, el triunfo real y cierto, es el triunfo de Dios sobre todo lo creado e increado…
Es el triunfo del amor, del verdadero amor. Pero no estamos preparados aún para ser árbol.
¿Comprendes? Todo se transforma; se muda la forma del cosmos y su contenido y él les dice, de nuevo les habla; necesario es que vuelvas a nacer ¿Pero cómo es eso? Debes morir ¿Cómo vuelvo a nacer? Debes morir ¿Acaso no se hace la noche y el día y se viste como novia unas veces y otras como oscura dama? No mueres cada noche y al salir el día, vuelves a nacer; pero para ello, para que te des cuenta, es necesario estar despierto: es necesario que conozcas tu casa y arrases con los malhechores y liberes a los esclavos ¿Lo estás tú? ¿ O gritaras en frente al muro de las lamentaciones? 
Gritaras y hartarás a todos y aun así;  gritas, gritarás.
¿Querrás viajar? Y si se te dijera, que el muro de las lamentaciones esta es en tu corazón.
Ya lo sabes, ese rostro del que se habla; no es el sol, ni la luna, ni los planetas, ni las estrellas, ni de las constelaciones; todo eso forma parte de él, pero no es él. ¿Entonces?
Esencia, sustancia, universo, luz, energía, todo eso se halla contenido en la caja de pandora. ¿Prefieres llamarlo así?
POSDATA
El universo o todo eso, son parte de Él y nos acerca a una cierta sabiduría; pero aun así, no tendrás tu recompensa, aun cuando no esperes ninguna, aunque lo dudo y si no sabes, de qué está hecha la forma de las formas, la única, entre las únicas; te lo repito no obtendrás tu recompensa; deberás bajar tu mirada hasta al piso, para entender que arriba de ti, hay uno, que es único, el único real y cierto.
Entonces sabrás, sabrás del hombre de los desiertos y sentirás su sangre corriendo por tus venas…
 Sabrás, que solo él podrá guiarte en el camino trazado por la mano que señala...
Yo Soy
Beatriz Elena Morales Estrada© Copyright

LA CASA
Arriba está la cabeza
mirando sin mirar la veo
yo muestro ahora la estrella
ahora abro yo la puerta
ahora muestro yo la ventana
yo pongo ahora el tapete
yo pongo ahora la mesa
yo pongo ahora el taburete
el mantel ahora la viste
ahora dos melodías suenan
si, lo sé, solo una permanecerá
ya vienen los invitados
convite de estrellas se viene
y así como la oruga se convierte en mariposa
así está, será transmutada en la hoguera
yo muero ahora en la aurora
hala ella en su último aliento la luz
así mismo el fruto de los polluelos no perecerá

Beatriz Elena Morales Estrada© Copyright

martes, 11 de septiembre de 2018

SESIÓN GATUNA





ALMAS EN PENA







ALMAS EN PENA

El amor es el lugar,
en donde las almas al penar,
 se queman
y el fuego arde, arde…
En el fuego eterno, son probadas y reprobadas 
 tal parece,  que es el mismo amor,
 quien  sale purificado y purificando
las lava, las pesa hasta
 convertirlas en diamantes
 y como el oro en el crisol, las pule,
las hace a su imagen y semejanza
  solo él,  puede hacer,
 que las almas se consuman
 en su fuego interior
solo él …
¿Nunca has imaginado la potencia tan grande de su amor?   
Inimaginable, inimaginable es
su amor es ósculo sagrado y  perfecto
su amor, un pozo sin fin
 llama inextinguible
fuego en el desierto 

 Beatriz Elena Morales Estrada© Copyright



IGNOTA






SESIÓN GATUNA


ROSTRO


PREGUNTA



PREGUNTA

¿Te has preguntado cómo se pone el sol cuando  te ve?
No; yo sí.
Su mirada se hace desorbitante
se pone como  loco bailando 
  magistral la boca  abre
 brillante se le pone la dentadura
 se pone como  luna eterna
se avienta por los riscos
mar arriba,  mar abajo
por los peñascos
 y las llanuras
 se alía con el viento
camina por los campos
se extiende por las cordilleras
 se alza por encima de ciudades
brinca por encima de los edificios
se coloca dentro de las nubes
se mete en tu corazón
te hace saltar como rana
el sol se pone amarillo, amarillo
se trenza una blonda cabellera
de oro puro , de oro liquido
es el color de su piel …
¿Dime te lo has preguntado?
Yo si…
Por fortuna,
 alumbra para todos
el sol se pone, se coloca
se quita, se mueve…
el sol te abraza y a la vez te calcina
el sol, el sol, el sol…
si eres churrusca te desenreda los cabellos
si eres de cabellos lisos se los regala al viento
se pone en lo alto y no te deja pasar
se pone en tu puerta y hace que la abras
¿Has visto cómo se pone?
¿No? yo si...
 Beatriz Elena Morales Estrada© Copyright



POSTAL




ME DUELE




ME DUELE

Todo se llena de polvo
todo se llena de herrumbre
mientras emulamos en lentitudes 
 como arena que se filtra 
a un destino inescrutable
todo se llena de polvo
todo se llena de herrumbre
¡Oh!  ¡Oh!
 Quiero sacudirme este cactus 
estas capas de polvo
  me envuelven las arenas
y cuando miro y veo
escucho y oigo
siento que  me duelen
me duelen las almas de las almas
me duele el terror de los terrores
me duele la angustia de las angustias
me duele  el llanto de los llantos
padecimiento eterno de los pobres
me duelen las manos de las manos
los dedos de los dedos
los pies de  los  pies
la carne de la carne
me duele,  me duele
 los niños y su inocencia 
 los afligidos y perseguidos
me duele enteramente
con enternecida impotencia
la sangre de la sangre   
la sangre derramada
 la de los niños y la de todos
 el llanto de los pobres
me duelen las injusticias
   los que acumulando miedos
 besan la mano del tirano
me duele el grito de la guerra
 la garganta  atormentada
los huesos y  las venas
 y la mesa sin cena 
 los  niños marginados
la hipocresía de nuestros corazones
la bestia que llevamos dentro
la bestia que somos
¿Qué he de hacer señor?
para quitar esta carne qué endurece corazones
y que suelta al asesino
 y a toda mezquindad
desearía que molinos al viento
bombearan el pecho apurado
 la sangre derramada
y la transformaran en algo liviano
y corazones atormentados volarán  
  
Beatriz Elena Morales Estrada© Copyright

POSTAL


domingo, 5 de agosto de 2018

DESCENSOS LUMINOSOS








INSTANTES


INSTANTES

Esos instantes que vadean en la memoria
haciendo charcas…
Haciendo  como pequeñas  ondulaciones
y que hacen que se acumulen sueños como pandillas
haciendo   que  oiga una gritería de estrellas en la ventana
y haciendo que  el corazón, como en suspiros retoce
¡Qué bárbaro sos corazón!
Aunque instantes de segundos
 vadeen en la memoria
y que colgando de mi boca caigan palabras
y como floripondios se me ponga  la cara
Que cosas ¿No?
Vos permaneces constante en un solo amor  
hay no me vuelvas a dejar corazón mío
Noooooooooo.
Ya no te vayas en pos de los instantes
quédate prendido de mi ser
y en pos de ti vendrá prendada la aurora 
 la aurora surgente
y entonces esos instantes
se fundirán infinitos
allá, allá  en donde hace estelas la mar
¡Qué bárbaro sos corazón!     
Beatriz Elena Morales estrada © Copyright





FUEGO





FUEGO

Y el sol como un fuego se prendera de nuestra piel
hasta hacerla arder como un calcinación que nos devora…
Pronto este fuego será invivible 
 y como tea habremos de arder en llamas
átomos de llamas que se sueltan  como hornillos
que  nos atraviesan hasta dejarnos derrengados
algo amenaza con dejarnos desintegrados
 ¿Cómo tea quizá quedaremos?
Se calcina nuestra planeta se calcina
¿Qué haremos?
Ningún  vendetta vendrá
Ni Gocuu,  ni Superman  
ni los manes del control mental
los controladores de la economía y por ende de todo lo demás
se recalienta la tierra
¡Ay por Dios ¡
¿Qué haremos con tanto dinero acumulado?
La tierra se recalienta,  tú también tienes poder
tienes poder sí; seguro que si
lo que no tienes es control económico
¡Ay por Dios ¡
Se recalienta la tierra
se recalienta…

Beatriz Elena Morales Estrada© Copyright

FRASES PARA PENSAR Y POR PENSAR





FRASES PARA PENSAR Y POR PENSAR 

Y por cierto,
la única finalidad del amor,
es el amor mismo. 
Si las apariencias son engañosas
¿Entonces porque vives de las apariencias? 
En el mundo existen personas y cosas asquerosas, 
sin dudas que si...
Todos soñamos despiertos o dormidos,
pero no todos, nos damos cuenta de que soñamos.
Soñar despierto es la manera más factible 
de hacer realidad los sueños...
No obstante, los poetas y los románticos sueñan despiertos,
pero no siempre hacen realidad sus sueños... 
Amar a alguien implica darlo todo sin esperar nada a cambio,
el problema, es que cuando lo das todo,
sin esperar nada a cambio;
la otra persona, se vuelve tan engreída, tanto 
que encima tienes que cargar con eso...
En el mundo y en Facebook, 
existen personas tan, pero tan vanidosas,
que actúan como si fueran el centro del mundo...
Solo hay que tratarlos como a adolescentes tardíos, 
porque es que eso, es lo que son... 
La vanidad, es tan grande, tanto que va rayando en la frivolidad y a su vez en la estupidez... 
No podemos confundir el amor, con la estupidez o la bobería...
La verdadera conciencia del ser,
va más allá de lo genérico o del género. 
El verdadero amor va más allá del amor;
tanto, que se hace casi imposible realizarlo 
lo anterior; no se refiere solo al amor de pareja. 
Es el amor hacia otros seres,
que quizá necesiten de ti,
y que podría estar signado, por un sinnúmero de circunstancias. 
No te creas tan necesario, ya que nadie lo es. 
Cuando piensen que están haciendo un gran favor a otro 
deténganse un momento; quizá sea todo lo contrario.
No mires a nadie por debajo de tu hombro y no mires a nadie por encima de tu hombro: 
no creas que todos son iguales a ti.
Todos somos iguales pero diferentes; no lo olvides. 
Cuando tengas demasiada carne en el corazón; compártela con los más pobres.
Cuando tus egos se eleven por encima de los demás 
pídele ayuda a los más ricos de entre los pobres.
No te aterres nadie es perfecto; tu no lo eres 
y hasta que no sea probado y re-probado, no sabrás qué o quién eres.
Si tienes un corazón muy grande, que no cabe en tu cuerpo; piensa que hay personas que tienen un corazón pequeño, que no encaja con su cuerpo.
y recuerda de la necesidad de los otros, de los pobres, no te aproveches. 
 Dios lo está viendo todo. 
Beatriz Elena Morales Estrada© Copyright

sábado, 4 de agosto de 2018

SE LEVANTAN



SE LEVANTAN

Y nosotros que hemos
sido desierto y que entre
 brasas candentes hemos andado,
en el mismo lugar, en la misma nave,
 nosotros lo hemos dado todo y
hemos entregado
 hasta la última gota de sudor;
 lo hemos dado todo.
Estamos cansados,
 estamos exhaustos,
 pero aun así,
seguimos donando
 cada gota de sudor,
que cae de la frente, cada lágrima,
 que cae de las lágrimas,
cada ojo que cae de los ojos,
 cada labio,
que cae de los labios y
 las aguas nos suben hasta el cuello,
a punto de perecer estamos y aun así;
 se aumentan en número enemigos;
como lanzas apuñalan por la espalda,
 sus miradas como saetas de venganza,
 como filosos puñales de odio, de rabia.
 Una lucha en donde
se derrite nuestro corazón del pesar…
Somos sustancias incomprendidas,
 criaturas vehementes,
llenas de calor humano
 o delirante de amor,
 somos entrega en la brega,
 del día a día;
 somos eso y no somos nada,
 nada…
Para la muestra un botón.
Se levanta la mano de la madre
nombrada  Maria.
 la mama universal ;
señalando al cielo,
 y un nombre aparece (Jesús )
 y seguimos caminando en
 pos de ese oasis que aún no hemos hallado…
Sin embargo,
hemos visto a Jesús pasar
 a nuestro lado en harapos
 o en vestidos elegantes;
 no obstante están los otros 
son aquellos que no lo han visto,
porque sus ojos están puestos en lo banal,
 en lo apariencia  de las cosas...
Han desconocido
 que nosotros todos;
 solo somos tiempos finitos,
dimensiones ocultas,
 a veces hondas cavidades pequeñas o grandes
 y aquí estamos, entregándolo todo,
todo hasta que el oasis aparezca perfecto
 en nuestro corazón…

@BEATRIZ ELENA MORALES ESTRADABEATRIZ ELENA

YA ES MAÑANA




YA ES MAÑANA

Ya es mañana; mañana es hoy
se pone la luna; se pone el sol
delirantes tus  ojos como un  fuego 
tu  sonrisa como un corazón
entre mis manos tengo yo
como un corazón entre mis manos
yo tengo…
Ya es mañana; mañana es hoy
se pone la luna; se pone el sol
se pone el sol se pone la luna
delirantes como un  fuego tus  ojos
y de pronto  se pone la luz  sobre la  noche
¡Ay!   Como se pone de pronto, la luz sobre el desierto  
y se  avivan todas las cosas todas
y entonces todo lo sombrío, todo  eso se aleja
y de entre los ojos, que nos  miran,
desaparecen centellas,
 se borran sus miradas adentro 
y sale del corazón la negra sangre
entonces es una maravilla
ver como de pronto entre nubes se alza un arco iris 
  y adherido está el ser que  lo levanta  todo  
  entonces el desierto es un oasis
y de pronto ya es mañana,  mañana  es hoy

@BEATRIZ ELENA MORALES ESTRADA          

sábado, 28 de julio de 2018

FOTOGRAFÍAS


CICLOS


               



CICLOS
 
 Y este ciclo de agonías que no acaba.
Y este ciclo  de dolores  que va consumiendo mi cabeza
y este asombro de la vida,  que parece que no concuerda
tengo hambre, física hambre;  literalmente tengo  hambre; estoy hambreada y  sedienta, sedienta total…
Y este ciclo de agonías, que no acaba
Y que va consumiendo mi cabeza
con su almíbar, mi  cabeza va
y este asunto de la vida que no  concuerda
y este asombro que parece ya no asombra
¿A dónde ir?     
 Y estas cosas de la vida que no comprendo
y estas cosas del cuerpo y del alma, que se complican tanto
quisiera escuchar un  bandoneón sonando  a mi alrededor
y una botella tener  de agua de ron  para calmar mis penas 
o tan solo una cerveza para distender mis músculos
mientras pasa la mascarada por la vida como una  farsa más 
una  farsa riente,  hirientes son los dientes
del que aborrece sin causa y sin razón 
bandoneón, son de un tango,  que en la noche canta,  como el eco de un  fantasma; de tu voz que no escucho ya.
Bandoneón que en la noche canta, como el eco de miles de estrellas
    ¡Y Hay vamos hermano! 

 Y me consumen  los pesares y la luz eterna de las cosas que no quiero ya aclarar…
Por  eso,  hay cosas que no quiero aclarar ¿Para qué?

Para qué;  si mi corazón ha renunciado ya a semejante deleite
 
Porque en frente a las reflexiones,  hay cosas que no concuerdan
como por ejemplo la razón con el corazón…
grita y llora una canción en una garganta adolorida
 Bandoneón  hermano suena; suena en la noche
para  que este deseo  el  poder superar la situación,  se haga
para que este sentimiento que atraviesa el corazón  exalte el tiempo pasajero…
para que al fin,  cantemos la victoria 
la victoria total
sobre la  burla de la mascarada que pasa por pasar pasa   
 Y este ciclo de agonías que no acaba.
Y este ciclo  de dolores  que va consumiendo mi cabeza
y este asombro de la vida,  que parece que no concuerda
tengo hambre, física hambre;  literalmente tengo  hambre; estoy hambreada y  sedienta, sedienta total…
Y este ciclo de agonías, que no acaba
Y que va consumiendo mi cabeza
con su almíbar, mi  cabeza va
y este asunto de la vida que no  concuerda
y este asombro que parece ya no asombra
¿A dónde ir? 
     
  @BEATRIZ ELENA MORALES ESTRADA